Archive by Author | Pedro

Toy Dolls: I´ve got asthma.

THE-TOY-DOLLS-musikota-2Una debilidad desde aquellos años mozos de finales de los 80 y principios de los 90 y que se alarga hasta día de hoy. Con su I´ve  got asthma  y pasados de revoluciones, los británicos Toy Dolls muestran gran sensibilidad hacia todos aquellos que sufren la deficiencia respiratoria del asma,  y escenifican con pasmosa credibilidad y crudeza los estragos que este mal puede producir incluso en aparentemente saludables efebos.

Toy Dolls no es solamente un torrente guitarrero indomable, sino que principalmente son un montón de entrañables recuerdos y sensaciones de los años de instituto, los colegas, el buen humor  y las ganas de reírse de todo.  Toy Dolls incluso podrían ser a día de hoy una píldora de optimismo y energía revitalizante en estos tiempos de decadencia, sobres , Bárcenas, balonmanista y Borbón, toneladas de mentiras y abandono a la deriva bajo el marco de un sistema que se muestra más falso que un euro de madera.

Eternamente agradecido a Olga y demás muchachos de Toy Dolls. Gracias de todo corazón.

Anuncios

Aviador Dro: Nuclear sí.

Si es que la música clásica tiene, entre otras, una vertiente electrónica, en España el Aviador Dro ha de ser su máximo exponente siendo la línea más recta que se haya trazado desde aquella maravillosa Central Energética alemana llamada Kraftwerk.

Aviador Dro nos sirve en bandeja nada menos que el futuro, pero no el futuro de paro, precariedad, esclavitud y miseria que la clase política y el capitalismo de los cojones ya nos tiene debidamente reservado. No. El futuro de Aviador Dro mola mucho más y está lleno de humanoides, de criaturas mutantes, de ciudades dentro de inmensas cúpulas…

El tema Nuclear sí, debido simplemente a su título, resulta cuanto menos mosqueante y provoca cierta desconfianza si es que nunca se ha escuchado con anterioridad. Pero basta una sola audición, una sólo, para que resulte plenamente convincente y, acto seguido, convertirnos en firmes defensores de lo nuclear. Y no porque sea más barato, seguro y demás zarandajas que ya se encargan de repetir los del lobby energético. Aviador Dro se refiere a mares de radio, a nubes de estroncio, a pesados trajes de plomo, a seres mutantes y mujeres “resecas”, a paisajes abrasados por el Sol… la propuesta no podría ser más atractiva y tentadora. Bienvenidos al futuro del Aviador Dro.

Así pues amigos, únanse a Decibelios Perdidos y superen estúpidos prejuicios para proclamar a viva voz: Nuclear sí, por supuesto.

Siniestro Total: Ayatollah!!

Ahora a los infieles les da por dibujar caricaturas o por perpetrar vídeos blasfemos contra el Islam. Hace ya unos años, Salman Rushdie osó mancillar el buen nombre de Alá (Allah) con sus Versos Satánicos. Y antes, a principios de los 80, un cuarteto gallego que contaba con Germán Coppini como vocalista con el gran Miguel Costas, Julián Hernández y Alberto Torrado y que aún a día de hoy se hace llamar Siniestro Total, atentaron contra el buen nombre del Islam con su tema Ayatollah. Desde Teherán al frente de aquella guerra Irán – Irak en la que el bueno era el occidentalizado aliado Saddam Hussein y el malo el pérfido villano Ayatolá Ruhollah Jomeini. El ayatolá mola, pero es que no se puede estar quieto. En el nombre de Alá, te lo pido una vez más: no me toques la pirola jamás.

El tema Ayatollah de Siniestro Total apareció dentro del álbum “¿Cuándo se come aquí?” en 1982. Es evidente que en aquellos tiempos los miembros de esta banda de rock –punk apenas eran unos mozalbetes, por lo que esta caída en la blasfemia podría derivarse de una preocupación, o tal vez de un trauma, en relación al tema de los tocamientos de genitales ajenos por parte, en esta ocasión, del Ayatolá. Parece ser que en todas partes cuecen habas…

El álbum “¿Cuándo se come aquí?” apenas dura 31 minutos, por lo que puede ser recomendable grabarlo en una cinta de 60 (una Basf o una TDK de ferro puede estar bien) ocupando sólo una cara y dejando la otra libre para otros menesteres.

Glutamato ye-yé: Canta con nosotros

Decibelios Perdidos se complace enormemente en otorgar un espacio de honor dentro de este modesto blog a Iñaki Fernández, cabeza visible de Glutamato Ye-yé. En el vídeo que les proponemos Glutamato Ye-yé pone en escena un canto a la juventud. A la juventud movida por nobles sentimientos, por la fe y la esperanza mientras permanece pura e inmaculada, alejada de las drogas y de todas aquellas influencias perniciosas que se empecinan en corromperla, al mismo tiempo que permanece cercana a la familia, a los amigos, a Dios…. El optimismo de Canta con nosotros tiene algo de puritano y cierto aroma tradicional, y bien podría ser un himno perfecto para, por ejemplo, aquellas juventudes españolas bien pensantes y sanas de las Nuevas Generaciones del Partido Popular, tan sensibilizadas y tan propensas a organizar actos de carácter caritativo con los que ayudar a los pobres o a los negritos de África. Iñaki Fernández es genial, pero también es cierto tiene muy mala leche… Canta con nosotros es un tema que popularizó Voces Amigas, un cuarteto gallego de finales de los 60 integrado casualmente por cuatro jóvenes: dos mozalbetes y dos muchachas.

El vídeo cuenta además con un impagable bonus; una auto-entrevista de Iñaki para el grandioso programa infantil destinado a adultos La bola de cristal de TVE. Iñaki se dirige a los niños para hablarles de sus amigos chicos, chicas, checos, checas, chungos y de los cruzados de acera, de su dieta a base de proteínas sintéticas y de su característico bigote entre otras cosas.

Asfalto: Días de escuela

Con la excusa de abrir el presente y recortado curso escolar Decibelios Perdidos se complace en esta ocasión en presentarles un bello tema, pero bello de verdad. Días de escuela de Asfalto, recogido en un LP en 1978,  es una viaje a través de nosotros mismos que nos permitirá recuperar aromas y sensaciones rodeados de nuestros amigos del colegio para volver a poner en práctica aquellos juegos con los que olvidábamos el transcurrir de las horas y situarnos después frente aquel profesor al que tratábamos de “Don” y que no titubeaba a la hora de repartir cachetes o tirarnos de las orejas. Mano dura, pero sobre todo manos muy largas, demasiado largas, las de aquellos curas y monjas que poco o nada sabían de traumas infantiles o pedagogía. Listas y datos que se aprendían de memoria para ser recitadas después al son de monótonos ritmos. Ahora en nuestras manos podremos volver a sentir los cromos y podremos volver a escuchar el sonido de una canica que golpea a otra. Nada más y nada menos.

Días de escuela es una canción única que por el tema que trata difícilmente puede resultar comparable con ninguna otra. La fuerza evocadora que alcanza de un modo tan sencillo como eficaz resulta difícilmente igualable. Días de escuela responde a unas maneras de hacer que a día de hoy parecen haberse perdido definitivamente, lo cual no hace más que revalorizarla.

Buena melodía y mejor sonido. El sonido de este tema es de verdad. Es puro y directo, sin edulcorantes ni adornos de ninguna clase. La guitarra suena a guitarra y la batería a batería. Y no hay nada más de por medio. El resultado es un tema capaz de generar una atmósfera creíble y muy emocionante.

 

 

La verdad sobre Gibraltar

La verdad, la pura verdad y nada más que la verdad es lo que mueve el sentir de José Luis y su guitarra a la hora de referirse al eterno conflicto de Gibraltar entre España y Gran Bretaña, alias la Pérfida Albión, afamado nido de piratas y corsarios a lo largo y ancho de la historia. En el fragmento que a continuación les presentamos José Luis reafirma su discurso con un vigoroso y expresivo repertorio gestual que al mismo tiempo refuerza su patriótico mensaje para, en magistral clase de historia, hacernos retroceder siglos en el tiempo y situar al atónito y emocionado oyente frente a las batallas derivadas de la Guerra de Sucesión española y al popular tratado de Utrecht (1713) que rubricaba la cesión de la gran roca a los ingleses.

José Luis toca con inigualable maestría aquellos sentimientos patrios que aúnan a las gentes con independencia de su estatus social y condición, convirtiendo así su canto en nada menos que un fervoroso himno  listo y servido para ser lanzado a los cielos a través de millones de gargantas. Emoción, fuerza y verdad, la verdad.

Pero por fortuna y para nuestro regocijo, el reino de España aún mantiene a día de hoy bajo su bandera un buen número de peñascos y rocas (los cascotes del antiguo imperio); el peñón de Alhucemas, el de Vélez de la Gomera, las islas Chafarinas, el entrañable islote del Perejil…

Sabe bien Dios y todo el mundo que Gibraltar será siempre español y que es parte del precio que se pagó en su momento para colocar a nuestros bien amados Borbones en el trono.

Canción del verano 2012. Georgie Dann, Moscú.

Decibelios perdidos pone en marcha un refrescante concurso en el que usted y los suyos podrán elegir la canción más veraniega y refrescante para este verano de 2012.

Primer candidato: Georgie Dann, el clásico de los clásicos en lo que a canciones veraniegas se refiere. El tema que les proponemos se aleja de las playas, los chiringuitos y el bronceador para trasladarnos a nada menos que Moscú. El maestro Georgie interpreta una versión del tema Moskau del grupo alemán Dschinghis Khan , que participaría en el festival de Eurovisión de 1979, ocupando un meritorio noveno puesto.

Pegadiza y bailable, Georgie no solo nos deleita con esta formidable canción sino que también nos ofrece una acrobática coreografía al más puro estilo bolchevique que hará las delicias de todos aquellos que admirados la contemplen. Como gran aliciente decir que no faltan sus clásicas bailarinas escasas de ropa que en esta ocasión lucirán unas muy cortas faldas. Georgie nos explica su búsqueda de amores en la capital rusa mientras contempla los semáforos de la ciudad. La canción evidencia gran valentía por parte del sr. Dann, atreviéndose a llevar a cabo cierta apología rusa en aquellos complicados tiempos de Guerra Fría; Brézhnev en un lado y Carter y Reagan a partir de 1981 en el otro.

El Fary: el morito Juan.

Jose Luís Cantero Rada, conocido mundialmente como El Fary, tiene que ser forzosamente un referente de primer orden para Decibelios perdidos.  Taxista cantor en sus inicios, su carácter, su carisma  y su trato afable le han convertido en un personaje muy querido en España.

El Fary nos deleitó en su día con el tema de El morito Juan cuyo maravilloso videoclip les presentamos a continuación. Haciendo gala de su simpatía sin par, El Fary nos traslada con maestría a los ambientes norteafricanos del Magreb para declararse hombre moro moderno que pasa de todo. Así mismo pone de manifiesto su interés por las mujeres, las discotecas o los cubatas. Alegre como de costumbre, y ataviado con su chilaba y su fez rojo (gorro de uso común en el norte de África y en Turquía, el fez es así mismo un incondicional de los crucigramas) El Fary convierte El morito Juan en un tema cargado de luz y optimismo, cuya filosofía nos invita a hacer lo que nos dé la real  gana, pasando de problemas y comeduras de cabeza (a tomar por culo con todo eso). Ideal para los tiempos oscuros y de crisis que corren y asolan actualmente España, la canción puede llegar a incitarnos a cambiar nuestra nacionalidad por la argelina. Recomendable para toda la familia.

Yo soy un moro de Tánger y me quiero presentar
hombre que pasa de todo, me llaman el moro Juan
tengo 33 mujeres como si fuera un sultán
para completar las 40 necesito 7 más

oh sí, que por Alá, me llaman el morito Juan
oh sí, que por Alá, me llaman el morito Juan

Derribos Arias. A flúor.

Punk, psicodelia, pop… tarea imposible la de clasificar a este grupo madrileño de los 80.  ¿Y para qué? Con sus temas absurdos, caóticos y sin ningún sentido (ni falta que les hace) Derribos Arias llegó a ser uno de los principales referentes de la Movida Madrileña. El empleo que hacía su líder Poch de las pinzas de tender la ropa enganchadas al atuendo en vez de los clásicos imperdibles del movimiento punk, ponen de manifiesto el carácter innovador de esta fabulosa banda.

A Flúor es un canto inquietante e hipnótico con el que nos enorgullecemos de dar paso a la apertura de este blog.  Así mismo A flúor pone de relieve la particular e inimitable personalidad de esta banda, única dentro del género del rock, del punk o de lo que sea. Disfruten con Derribos Arias, grupo que pese a haber sido tradicionalmente asociado con el movimiento punk, nos sorprende con este canto y alegato a la higiene bucal en particular y al aseo y las buenas costumbres en general. Muy recomendable tanto para sus hijos como para sus sobrinos adolescentes.